jueves, 21 de febrero de 2008

El secretario de Estado del Vaticano inicia su visita a Cuba

La Habana (AFP) El número dos del Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, llegó este miércoles por la noche a Cuba, donde se reunirá con Raúl Castro, en medio de la expectativa que provocó la renuncia de Fidel Castro a los cargos de presidente del Consejo de Estado y de comandante en jefe.

Bertone, de 73 años, fue recibido en el aeropuerto por el canciller Felipe Pérez Roque y el cardenal Jaime Ortega, así como por otras autoridades de gobierno y la Iglesia Católica en la Isla.
El secretario de Estado del Vaticano inició una visita de "carácter oficial y pastoral" para conmemorar el histórico viaje a Cuba, del 21 al 25 de enero de 1998, del fallecido Papa Juan Pablo II, dijo el diario oficialista Granma.

La visita "es expresión de las excelentes relaciones, y de la fluida, cordial y respetuosa comunicación existente entre Cuba y el Vaticano", afirmó el rotativo.

Bertone, quien ya estuvo en Cuba en 2005 cuando era arzobispo de Génova (Italia, norte) y se reunió con Fidel Castro, llegó a Cuba un día después de la renuncia del gobernante, sobre la que el Vaticano y la jerarquía católica cubana no se han pronunciado.

La víspera del viaje, el llamado "primer ministro" del Vaticano evitó comentar la renuncia de Castro, de 81 años y con casi medio siglo en el poder, y se limitó a anunciar que llevaba "una bendición especial" del Papa Benedicto XVI para todo el pueblo cubano.

Bertone se reunirá hoy con los miembros de la Conferencia Episcopal cubana, y oficiará una misa en la Catedral de La Habana; visitará el viernes Santa Clara, donde inaugurará el sábado un monumento a Juan Pablo II, en el lugar donde el pontífice ofició su primera misa en Cuba.
En una alocución por una radio provincial, el obispo de Santa Clara, monseñor Arturo González, invitó a la población a asistir muy temprano a la misa con Bertone, en la cual "será llevada en hombros la imagen peregrina de la Virgen de la Caridad" y "le cantaremos en ese momento Las mañanitas".

El número dos del Vaticano viajará el sábado a Santiago de Cuba donde está el santuario de la Caridad del Cobre, patrona nacional, cuya imagen fue bendecida por Juan Pablo II. El domingo visitará Guantánamo.

El lunes se reunirá con Raúl Castro para discutir de "todos los temas con respeto y cordialidad", incluso de temas "en que pueda no haber coincidencias", adelantó el canciller, Felipe Pérez Roque, quien consideró que hay "avances indiscutibles en la comunicación" con el clero.
Esa reunión se producirá justo un día después de que la Asamblea Nacional del Poder Popular decida (el domingo) quién será el nuevo presidente del Consejo de Estado.

La Iglesia espera que la visita del jerarca católico mejore sus relaciones con el gobierno y ensanche los entendimientos logrados tras la visita de Juan Pablo II.

La visita de Bertone "es un reconocimiento de todo lo que fue la visita del Papa y un revivir aquello para pensar que continuamos en esta misma línea, en este mismo espíritu que debe seguir creciendo", manifestó el cardenal Ortega.

Ortega calificó de "buenas" y "en lenta, pero progresiva mejoría" las relaciones con el gobierno, ondulantes en medio siglo y no exentas de momentos de crítico enfrentamiento, que llevaron a la expulsión de más de 130 religiosos en los años sesenta.

Previo a la visita, la oposición cubana pidió a Bertone que interceda por los presos políticos —unos 240, según la disidencia—, y el "cese de la represión".

No hay comentarios: