lunes, 18 de febrero de 2008

En Cuaresma debemos entablar un diálogo silencioso con nosotros mismos

Santiago del Estero (AICA) “La Iglesia con este tiempo fuerte de la Cuaresma nos propone, una vez más, entrar por los senderos que nos llevan a Cristo y que mejor nos disponen para celebrar el misterio de nuestra redención, el misterio de la Pascua”, dice en su mensaje de Cuaresma el obispo de santiago del Estero, monseñor Francisco Polti, quien explica que “a través del rito austero de imposición de las cenizas sobre nuestras cabezas, la Iglesia nos invita recordar nuestra humilde realidad pecadora y nos llama a la conversión”.

“Al citar la frase: ‘¡Acuérdate que eres polvo y al polvo volverás!’”, el prelado subraya que “esta exhortación pretende atraer nuestra atención y dirigirla hacia un juicio sobre nosotros mismos, a replegarnos sobre nuestro accionar cotidiano, sobre la vivencia del amor, sobre nuestra vida interior, y realizar un acto de reflexión y de examen de nuestra propia conciencia”.

“La cuaresma -agrega- es un tiempo propicio para entablar un diálogo silencioso con nosotros mismos, ponerse delante de Cristo, el único que revela el hombre al hombre, y comprobar la dirección de nuestro caminar”.

Por otro lado, tras recordar la invitación de Benedicto XVI a “‘entrenarnos’ espiritualmente mediante la práctica de la limosna”, el pastor santiagueño sostiene que “con la limosna regalamos algo material, signo del don más grande que podemos ofrecer a los demás con el anuncio y el testimonio de Cristo, en cuyo nombre está la vida verdadera. Por tanto, que este tiempo esté caracterizado por un esfuerzo personal y comunitario de adhesión a Cristo para ser testigos de su amor”.

Por último se refiere a la cuarta Campaña nacional sobre el sostenimiento de la Iglesia, que se realizará el 4º domingo de Cuaresma, de la que afirma que “será una oportunidad para vivir la limosna e impulsar, con lo poco o mucho que podamos aportar, las tareas evangelizadora que nuestra Iglesia, que peregrina en Santiago del Estero, tiene entre manos, de compartir con los que más necesitan aquello que hemos recibido por bondad divina”.+

No hay comentarios: