martes, 1 de julio de 2008

Católicos objetan intento de fracturar unidad de la Iglesia

Caracas (El Tiempo.com.ve) La llamada Iglesia Católica Reformada de Venezuela ha levantado tanta polémica como confusión entre distintos sectores religiosos del país, los cuales siguen alertando sobre los supuestos objetivos políticos detrás del movimiento y la intención de fracturar la unidad del catolicismo.

El rector del Colegio Venezolano de Roma, padre Pedro Freites, calificó de ilegal la iniciativa de conformar una Iglesia paralela identificada con el proyecto revolucionario. “Se pretende imponer la mediocridad, la indiferencia y la división en todos los sectores".

El pasado jueves, los voceros de la Iglesia Católica Reformada de Venezuela dieron a conocer sus lineamientos. Entre otros, dijeron estar a favor del modelo socialista bolivariano y en contra del imperio de Estados Unidos. “No puede haber una Iglesia reformista ni reformada porque no tienen la facultad ni potestad de ir creando iglesias paralelas (...) No podemos atentar contra la unidad. El proyecto de Dios es uno”, señaló Freites.

El prelado calificó de "lamentable" la iniciativa y advirtió que no tendrá aceptación entre los feligreses. Asimismo enfatizó en que la Iglesia católica no enfrenta una división. Para el presidente del Concilio Plenario Venezolano, Ovidio Pérez Morales, la intención de esa agrupación es marginar a la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) y a la Iglesia católica.

“Se ve cómo utilizan los canales oficiales para denigrar de los obispos y del señor cardenal (Jorge Urosa Savino)", indicó Pérez.

Apoyo anglicano

El movimiento “reformista” está presente en el país desde hace un año, bajo la dirección de Leonardo Marín Saavedra, primado de la Iglesia Anglicana Latinoamericana; Enrique Albornoz, obispo electo principal; y Jon Jen Siu García, obispo electo coadjuntor, quien fue hace poco párroco de la iglesia Santa Lucía en Ciudad Ojeda (estado Zulia).

Aunque los reformistas parecen levantar banderas católicas y anglicanas, los representantes de esta última corriente en Venezuela se pronunciaron en contra de la organización “paralela”. Monseñor Orlando Guerrero, máximo representante de la Iglesia Anglicana de Venezuela, expresó que no está seguro de que la iniciativa sea una creación del presidente Hugo Chávez Frías.

“Lo que sí podemos decir es que esta situación es bastante preocupante porque llevaría a crear más confusión dentro de Venezuela. Existe en este momento una cantidad de sectas que proliferan. Esta nueva Iglesia es producto de sacerdotes o pastores que están creando una Iglesia diferente a la apostólica y romana”.

Tradicionalmente las iglesias católica y anglicana han mantenido diferencias. La Diócesis de Venezuela es parte de una Iglesia con más de 78 millones de cristianos. La Sede de Canterbury (Inglaterra) está bajo el liderazgo espiritual de Su Gracia Rowan Williams.

Iglesia pirata

El pasado domingo, el arzobispo de Caracas, cardenal Jorge Urosa Savino, señaló que los sacerdotes católicos que han participado en la conformación de la Iglesia Reformada de Venezuela “son cismáticos y por lo tanto están excomulgados”. Según el padre Pedro Freites, “ningún sacramento que ellos apliquen tiene validez y están expuestos a la excomunión".

Mientras, el padre José Palmar, director del diario Reporte, desmintió ayer estar relacionado con el movimiento “reformista”. “Compartimos la posición de monseñor Urosa Savino descalificando a esta Iglesia pirata”, dijo Palmar. Agregó Guerrero que la única diócesis anglicana en Venezuela es la representada por él. “Apoyamos y nos solidarizamos con el cardenal (Urosa) y con todo el clero, y con la Conferencia Episcopal”.

No hay comentarios: