jueves, 14 de agosto de 2008

Iglesia no puede traicionar al Evangelio y acomodarlo a sociedad, recuerda sacerdote

Madrid (ACI) El sacerdote español Francisco Javier Ruiz recordó que el papel que tiene la Iglesia en el mundo actual es llevarle el mensaje del Evangelio "pero lo que no puede hacer es traicionarlo para acomodarlo a la sociedad".

"La verdad siempre es la verdad. Hay cosas que no pueden cambiar, porque son cosas que el hombre ha recibido –reveladas por Dios– en Jesucristo" y por eso "la historia y el momento deben amoldarse a la verdad, pero no al revés", precisó el presbítero en una reciente entrevista a laverdad.es.

Tras indicar que "no hay redención ni salvación" sin la Iglesia, señaló que a pesar de lo que se dicen de la ella, nunca ha pensado abandonarla. "Nunca he tenido ese pensamiento. El Señor me ha regalado amar profundamente a la Iglesia", aseveró.

"Siempre digo que si volviera a nacer, sería sacerdote", afirmó el párroco de la localidad de Churra (Murcia, España) y destacó que "el momento más grande del día es celebrar la Eucaristía y –en nombre de Jesucristo– perdonar los pecados".

Asimismo, negó que los sacerdotes vivan cómodamente como muchos dicen, sino que se entregan al servicio de los demás. "Desde que fui sacerdote no tengo ni un minuto para mí", pues "tengo la parroquia de Churra, el tanatorio, las monjas de la Consolación". "Soy muy feliz siendo cura", añadió.

Al referirse a la vestimenta sacerdotal, el P. Ruiz reconoció estar "convencido que el querer del Papa –y el sentir de la Iglesia– es que el sacerdote vaya vestido de clerma", por eso "yo siempre iré vestido de sacerdote" pues en un "mundo tan secularizado, donde por todas partes se quiere quitar a Dios, más que nunca, debemos ir vestidos haciendo presente el misterio de Dios".

Finalmente, precisó que no es verdad que los jóvenes hayan perdido la fe pues "ahora en la Iglesia hay más juventud que nunca. Una juventud que se está enamorando de Jesucristo y se está encontrando con el misterio de la Cruz, para poder afrontar el sufrimiento. Jesús les salva de una muerte, que es el pecado".

No hay comentarios: