jueves, 12 de febrero de 2009

Madre valenciana lucha por la vida de su joven hija inconsciente desde hace 7 años

España (ACI) La institución Provida Valencia dio a conocer el dramático caso de una joven valenciana de 22 años, quien desde hace 7 permanece inconsciente. Su madre lucha cotidianamente por la vida de su hija, a quien le da todos los cuidados que requiere, a diferencia del padre de Eluana Englaro, Beppino, quien solicitó acabar con la vida de su hija quien también estaba en un estado similar.

Según explica Provida Valencia, Patricia, nombre ficticio para preservar la intimidad, por deseo expreso de la familia, comenta al hablar de su hija, inconsciente desde hace 7 años cuando sufriera un accidente en una moto que "cada mañana doy gracias a Dios por dejármela un día más. No se me ocurre dejar de alimentarla y he dejado de temer, cuando sufre alguna crisis respiratoria, que se pueda morir en cualquier momento pues continuamente la dejo en manos del Espíritu Santo".

Como Eluana, su hija tampoco come, habla o se mueve. "Desde un primer momento quise que estuviera en casa conmigo. El problema es que no todo el mundo puede cargar con los gastos que esto conlleva", asegura Patricia.

Hasta seis mil euros al mes llegó a gastar en los primeros meses cuando contrató auxiliares técnicos. Además, las máquinas sanitarias que mantienen a su hija con vida son muy complejas. "Lleva un aspirado pulmonar para extraer las mucosidades, un aerosol y muchos otros aparatos", cuenta.

Las cifras se disparan cuando se trata de la atención que debe recibir la enferma durante las 24 horas del día. "Tiene tres cuidadores, que hacen turnos cada ocho horas, además de un fisioterapeuta que trabaja con ella para moverla y evitar que sufra contracturas. También viene a casa un acupuntor dos veces para aliviar las crisis respiratorias que sufre", relata.

Los gastos mensuales que requiere el cuidado de su joven hija nunca son menores a los tres mil euros. "Algo aparentemente tan fácil como darle de comer supone gastar seis jeringuillas distintas (una en cada toma) porque son de un uso. En la farmacia vale 2,30 euros y eso no lo cubre la Seguridad Social", explica Patricia.

"Nadie se puede imaginar el sufrimiento que supone para un padre. Por eso mi deseo es mantener a mi hija en las mejores condiciones posibles. Cueste lo que cueste", añade.

Tras comentar que le da a su hija alimentos naturales triturados pues esto "es mejor para ella", Patricia precisa que cada día es "un poco más fácil que al principio", afrontar toda esta situación.
Seguidamente subraya cómo desde el principio quiso cuidar a su hija en casa, en donde la tiene actualmente: "No me planteé ni los centros públicos ni una residencia. Aparte de que eso también debe ser carísimo y allí tienen una enfermera para varios pacientes. Quiero lo mejor para mi hija y no dejarla en un aparcadero, como lo llamo yo", asegura y precisa que "vivo esto con un amor incondicional que he descubierto en estos siete años".

Cuando sufrió el accidente de tráfico, la joven tuvo una lesión cerebral generada por una parada cardiorrespiratoria. Los médicos informaron a la familia de aquella jovencita de 15 años que su hija no volvería a ser la misma. "Dentro de sus posibilidades la niña está bien. Aunque todo es muy complicado. Ella está sana y estable. Además, al estar en casa se constipa menos y tiene menos crisis respiratorias", asegura Patricia.

No hay comentarios: