sábado, 7 de marzo de 2009

Consideran "justa" excomunión a médicos que practicaron aborto

Brasil (EFE) "Es un caso penoso pero el verdadero problema es que los dos gemelos concebidos eran personas inocentes, tenían derecho a vivir", afirma el cardenal Re en unas declaraciones que publica hoy el diario italiano "La Stampa".

La interrupción voluntaria del embarazo "supone siempre el asesinato de una vida inocente y para el código del derecho canónico quien practica o colabora directamente con el aborto cae 'ipso facto' en la excomunión", añade.

La niña de nueve años abortó el pasado miércoles en un hospital público de Recife, capital del estado de Pernambuco (nordeste de Brasil), un día después de que el propio arzobispo de Olinda y Recife, José Cardoso Sobrinho, intentara convencer a la madre de la menor de que desistiera de la idea.

Precisamente Cardoso Sobrinho anunció poco después de conocerse la noticia que los adultos que tuvieron alguna participación en el aborto incurrieron en una penalidad eclesiástica que se castiga con la excomunión, decisión que lamentó ayer el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.
"La Iglesia (Católica) siempre ha defendido la vida y tiene que seguir haciéndolo sin adaptarse a las corrientes de la época o a la oportunidad política", dice el presidente de la CAL al diario italiano.

Por su parte, el jefe del Consejo Pontificio para la Familia, Gianfranco Grieco, cree que la Iglesia no puede "traicionar" su postura como es la de defender la vida hasta su fin natural, aunque se trate de un "drama humano como la violencia sobre una niña".

La misión de la Iglesia Católica "es la defensa de la vida, y por ello cada uno de nosotros debe tener un comportamiento de gran respeto a este gravísimo dolor", dice Grieco en declaraciones que recoge el mismo diario italiano.

"Los obispos predican justamente el misterio de la vida, mientras que el aborto no es una solución, es un atajo", agrega.

Además de haber sufrido abusos sexuales desde que tenía seis años por parte de su padrastro, la menor, que llegó al hospital de Recife embarazada de cuatro meses, también corría riesgo de vida, según los médicos, en caso de que hubiese seguido adelante con el embarazo.

El aborto es permitido en Brasil en casos de violación, riesgo de la vida para la madre o anencefalia del feto.

No hay comentarios: