lunes, 13 de abril de 2009

Fernando Lugo admite paternidad de niño de casi 2 años

Asunción (ACI) El Presidente de Paraguay, Fernando Lugo, admitió hoy ser el padre de Guillermo Armindo Carrillo Cañete, un niño que en mayo cumplirá dos años de edad, fruto de su relación con la joven Viviana Carrillo, quien hace unos días interpuso un juicio por filiación al mandatario.

El ex obispo de San Pedro, seguidor de la teología marxista de la liberación, admitió desde el Palacio de Gobierno que tuvo una relación con la joven, a quien conoció cuando él era Obispo de San Pedro y ella tenía 16 años de edad, y además reconoció ser el padre del menor, nacido en mayo de 2007.

"Ante mi conciencia y en homenaje a toda la gente que ha depositado su confianza en mi persona, manifiesto con la más absoluta honestidad, transparencia y sentido del deber, en relación a la polémica suscitada por una supuesta demanda de filiación, es cierto que hubo una relación con Viviana Carrillo", dijo.

"Ante ello –prosiguió– asumo todas las responsabilidades que pudieran derivar de tal hecho, reconociendo la paternidad del niño", indicó el Presidente en conferencia de prensa en Palacio de Gobierno.

En su demanda, Carrillo detalla los inicios de su relación con Lugo cuando aún era Obispo y asegura que siguió siendo su pareja durante la campaña electoral.

"En el año 2006, al tiempo que el demandado se desempeñaba como Director del Colegio del Verbo Divino de Asunción, me mudé a la capital a solicitud del mismo, donde seguimos viéndonos, pero a escondidas porque él era muy conocido y a raíz de que empezó a incursionar en la política, visitándome de vez en cuando en San Lorenzo (...), donde se iba con una Nissan Patrol del obispado o con un automóvil Mercedes Benz color negro polarizado que él ya tenía en San Pedro", indica la demanda.

Carrillo señala también que "la gota que colmó el vaso, la razón de esta demanda, ha sido que la última vez que nos vimos, estando dentro de un vehículo con el demandado, discutiendo nuevamente por la desatención del mismo para con su hijo, y al señalarle que no podía ser que yo tuviera que mendigarle todos los meses para que su hijo pudiera comer, y que aparentemente él no le quería, me dio un golpe en la cara, señalándome que jamás dijera eso".

Fernando Lugo, que integró la congregación de los misioneros del Verbo Divino, renunció en el año 2005 a ser Obispo de la diócesis de San Pedro. Poco después comenzó a encabezar manifestaciones ciudadanas y anunció su postulación a las elecciones de 2008. En el año 2006 presentó su renuncia al estado clerical, pero el Vaticano lo conminó a respetar su compromiso sacerdotal y abstenerse de ingresar a la política partidaria.

Tras ganar las elecciones del año pasado, el 30 de julio de 2008 Fernando Lugo perdió el estado clerical, a través de un decreto de la Congregación para los Obispos en el que además se le dispensaba "de los votos religiosos hechos en la Sociedad del Verbo Divino, de la obligación del celibato y de las demás obligaciones que el estado clerical comporta".

No hay comentarios: