jueves, 6 de marzo de 2008

Episcopado venezolano pide “moderación y serenidad” para superar tensión con Colombia

Caracas (ACI) La Presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) emitió un mensaje “ante el clima de tensión e incertidumbre” que vive el país por “la compleja crisis” entre los gobiernos de Colombia y Ecuador, y “entre el gobierno colombiano y el de Venezuela”.

Tras lamentar la situación creada entre “repúblicas hermanas”, los obispos sostienen que “más allá de las causas inmediatas” de la crisis, “preocupa que la agudización de tal situación pueda llegar a lesionar el clima de tradicional convivencia pacífica y provocar un conflicto bélico entre pueblos hermanos”.

Los prelados recuerdan que “nada positivo y duradero se construye con la violencia, el odio y la guerra. Ni dentro de nuestro país ni frente a los pueblos vecinos y hermanos. La búsqueda de la paz es un deber fundamental para todo gobierno responsable y, al mismo tiempo, una necesidad ineludible para la vida y el desarrollo integral de nuestros pueblos”.

“En este sentido, exhortamos al gobierno nacional a cumplir decidida y responsablemente su obligación constitucional de preservar la paz interna y externa de Venezuela, así como de proteger nuestra soberanía con moderación y serenidad ante los diversos y complejos elementos de la actual crisis Por otra parte, esperamos que nuestro gobierno pueda salir airoso ante las acusaciones formuladas por el gobierno colombiano”, sostuvieron.

Los obispos venezolanos expresaron su confianza en “que se activen cuanto antes todos los mecanismos de negociación y de mediación reconocidos y aceptados por las tres naciones para llegar a un pronto restablecimiento de los canales diplomáticos regulares entre nuestros gobiernos. Ello hará posible un diálogo directo para la búsqueda y consolidación de la paz, y evitar la escalada del conflicto”.

En el mensaje, los obispos deploraron la “reciente y vergonzosa toma de las instalaciones del Palacio Arzobispal de Caracas, por grupos que públicamente se manifestaron afectos al gobierno, ante la pasividad de las autoridades del orden público”.

Los pastores pidieron a los venezolanos acudir este fin de semana “a las Eucaristías dominicales para pedirle al Buen Pastor que aleje de nuestros pueblos el flagelo de la guerra, y despeje los senderos que conducen a la paz en Venezuela y entre todos los pueblos hermanos de nuestra querida América Latina”.

No hay comentarios: